Tres grandes recursos para el éxito

Malcolm Forbes dijo: “Cuando dejas de soñar, dejas de vivir”

Si estudiamos la historia de los deportistas famosos, nos daremos cuenta de que muchos de ellos vienen de ambientes difíciles y nos cuentan como tuvieron que superar grandes obstáculos para llegar donde están.

Al hacer un pequeño estudio sobre las personas que tienen éxito, he encontrado tres factores fundamentales para su condición y estas son: Su mente, sus talentos y su actitud.

Resulta que al estudiar la mente de los genios, de los exitosos y de los grandes emprendedores, pareciera que son exactamente igual a la mía o a la suya. Existe un gran cerebro o mente maestra universal a la que conocemos como la persona de Dios, todos los seres humanos somos capaces de tener y pensar con la mente de Dios, esto en la medida que tengamos una relación espiritual en esa dirección, pues parece que aquellos que desconectan su mente de la mente de Dios, se vuelven mediocres, oscuros y afectan la totalidad de su emocionalidad y corporeidad.

Ahora si todos tenemos la mente de Dios y solamente tenemos que conectarla para que funcione bien, lo que nos hace diferentes unos de otros serían los talentos. Estos son habilidades que nacen con nosotros, pareciera que son parte del fundamento de nuestra vida, son las herramientas que nos dan desde nuestro nacimiento para hacer frente a la vida. Estos talentos deben reconocerse, ejercitarse y convertirse en habilidades naturales. Posteriormente deberíamos profesionalizar nuestras habilidades naturales y enfocar nuestra vida en un 100% en aquello para lo que somos buenos, a esto le llamamos fortalezas personales.

Por último tenemos la actitud, esta se encuentra enfocada en la forma en que observamos la vida y las circunstancias por las que estamos pasando. Hay personas que todo lo ven como obstáculos e imposibilidades, tienen su mente programada por un paradigma que nunca pueden cambiar, por lo que desarrollan creencias limitantes y de imposibilidad. Existen otras personas que tratan de ver la realidad de su aquí y ahora como oportunidades y desafíos, tomando una actitud que los lleva a tener creencias empoderadoras.

Hoy es un buen día para reconocer que tu mente no es mejor, ni peor que la de nadie más en el mundo, para que funcione bien solo debes conectarla a la mente de Dios, luego debes reconocer tus talentos y llevarlos a convertirse en fortalezas, alienando todo tu hacer con las fortalezas que has recibido y desarrollado. Por último tomar una actitud correcta, la cual te permitirá desarrollar creencias positivas y empoderadoras, capaces de llevarte a aprovechar cada oportunidad y desafío que se presenta en el día a día.

“Logras lo que quieres si tus deseos de triunfar son más fuertes que cualquier otra cosa” Lincoln.

Por. Lic. Adrián Rojas

Publicado en Artículos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *